domingo, 23 de agosto de 2009

Odioso Odio.

Alguna vez han odiado tanto que de repente están tan cansados de odiar, y no me refiero a que hayas mágicamente dejado de odiar el causante de, sino a simplemente sentirte cansado. Hay días en que los que no puedo dejar de odiar, me levanto y detesto la luz, la cama, los muebles, mi reflejo en el espejo del baño, mis vecinos (que no lo hacen difícil), la esquina de la calle, la calle, el perro felizmente moviendo su cola de un lado a otro, a la abuelita sonriente, al niño escandaloso jugando, al autobús, al chofer del autobús, a los reguetonteros que ponen su música en las bocinas del celular como si fuera algo de enorgullecerse, a las calles pobladas, a los tipos que se te quedan viendo como buscando un pretexto para romperte la madre, a las viejas gordas sudorosas que no te avisan antes de empujarte hacia un muro para poder pasar, a los cajeros groseros que no tienen la mínima educación como para ayudarte a encontrar lo que buscas, a las llamadas por celular, a los mensajes por celular, al celular, a lo ardiente del sol, a lo opaco de la sombra, al aire acondicionado del trabajo, a los compañeros del trabajo y sus platicas vacías, al jefe jodedor, a la comida insípida del descanso y el cigarro reconfortante que sabes que termina matándote los pulmones, al fin de tu turno que te sabe a gloria pero que a final de cuentas es un susurro en tu cabeza de un demonio cruel diciendo “you’ll be back”, al hecho de que sabes que tienes que volver a caminar por la calle, subir al camión, regresar a tu casa y odiar todo lo que esta adentro y finalmente terminar derrumbándote en la superficie más cómoda posible y sentirte aplastar por el extenuante sentimiento de querer dejar de odiar, no porque quieras ser mas feliz, ni porque desees la iluminación divina, simplemente porque te tortura la incapacidad, porque odias el hecho de odiar… y finalmente te das cuenta que has desarrollado una adicción.


-el abuelo

NOTA: Quiero pastel.

8 comentarios:

CRUDO dijo...

Carnal, no tienes idea de cuanto te entiendo, durante mucho mucho tiempo me sentí así todos y cada uno de los dia, todo me molestaba, si pasaba o no pasaba, es una chinga sentirse así, no se como, pero poco a poco se me ha ido pasando esa sensación de odio constante, no te digo que ahora soy un amor, sigo teniendo un montruo por dentro, pero por el momento esta dormido, ojala te pase lo mismo, cuídate carnal

Smalljump dijo...

Oh, pobre de tí.

El odio es una carga inútil que tú solito haz decidido echarte encima.

...Y Helodio es un vato panzón que vive a dos cuadras de tu casa.

!ngrata dijo...

Asi pasa aveces....vas por la vida detestandola...creo se llama rutina
un beso!!
ame te posto!!

PuKa dijo...

es rutina

Calme calme

PuKa dijo...

es rutina

Calme calme

Yzak dijo...

el odio, pudre por dentro

cuando odié a alguien... me di cuenta que me odiaba a mi mismo...

y que esa persona, a la que odiaba, NO se merecia toda es energia desperdiciada!!!


(sorry, ya me extendí en tu blog je je je)

saludos! tanto tiempo sin postear ;)

bellota_b dijo...

alo...te pòstie?..no veo?

bellota_b dijo...

creo q no jajjaajaj...deja d odiar odiosidades y pon un post nuevo jaajaja.

cariñuss!!