viernes, 5 de junio de 2009

Breve Ensayo Sobre El Porno

Los primeros contactos del porno con el joven son las revistas, pero no me refiero a las de clase como Playboy porque no cuentan con suficiente dinero para adquirir dichos ejemplares, no, me refiero a esos títulos de mala calidad, como “Las Trabajadoras” o “Swingers”, etc. Es cuando los plebes se aburren de ver dichas imágenes en blanco y negro y pasan a ahorrar y rogar al de la tienda de revistas para que le vendan un fascículo de la revista porno de culto por excelencia. Así que el joven oculta y protege de la mirada sus tesoros de los familiares, en el lugar mas seguro del mundo… debajo de la cama.

Pronto las imágenes no son suficientes y por azares del destino, el jovenzuelo se aventura en la compra de las películas, sin embargo, el poder verlas es un martirio, así que el joven debe esperar el momento oportuno para poder usar la televisión y la videocassetera sin que sea descubierto o ahorrar y comprarse su propia televisión y videocassetera. Una vez mas el joven esconde sus VHS en aquel rincón de seguridad.

Esto era en el pasado y a todo esto solo me queda una incógnita ¿Quién chingados es tan estupido como para creer que debajo de la cama es un lugar seguro? ¿QUIÉN? Pero no más, ahora el Internet a revolucionado el mundo del porno, ahora los chiquillos pueden sentarse en la comodidad de su computadora y ver imagen tras imagen, y al mismo tiempo bajar videos de forma gratuita… GRATIS, solo hay una cosa que puede superar el porno y eso es el PORNO GRATIS.

Pero no crean que esto quita todos los problemas al joven educando, ya que la familia es impertinente y le gusta espiar en todo momento al muchacho; Dios bendiga al que invento las laptops y que hizo posible que el porno pudiera ser visto desde lugares mas privados, y ahora que el Internet es satelital, se puede ver porno hasta en el avión.

Por eso y muchas cosas más, hoy rindo tributo al Internet, uniéndome al coro de la canción del siguiente video.

-el profe

NOTA: Love Internet, Love Porn.

No hay comentarios: