lunes, 7 de mayo de 2007

La Biblia V.2.0.

-------------------------------------------------------------------------------------------Todo comenzó con la absoluta nada, un espacio sin espacio, vacío sin hueco y pensamiento sin movimiento, algo así como los discursos de Calderón.

Entonces Dios, por aburrimiento o decisión, creó el universo. Una gran explosión derivada de sus fantasías, provocó que la nada se colapsara, que el espacio se torciera y expandiera, mientras que el tiempo lo empujaba y arrastraba, la nada entonces, quedó en constante e infinita violación… tampoco es como si no le gustara o de lo contrario hubiera peleado.

En ese lugar oscuro, Dios alargo su brazo por el universo y observo, tomo estrellas y pedazos de tierra, organizó sistemas, leyes de lógica y matemática, repartió minerales, líquidos y gases, y sin ayuda del Excel.

La vida siguió después. En nuestro planeta, Dios, magnifico técnico e ingeniero genético, tomó barro, piedra y otros componentes, formó la orgánica y diseñó los seres unicelulares que darían estructura a cada ser vivo del planeta, siempre y cuando siguieran la ruta probabilística formada en la mente del creador y escrita en la memoria del mismo. Colocó a cada ser en posición perfecta, dio paso al caldo primitivo y dejó que la evolución comenzara.

De entre tantas células, hubo una a al que llamo Adán, el primer humano, él la recuerda bien por su extraña fobia a la soledad. Dios lo tocó y de un costado de la célula se produjo una nueva, a la que Dios con cariño llamo Eva y a quien le encomendó la tarea de aliviar la soledad de Adán, al mismo tiempo que la maldecía con la necesidad de orinar sentada.

Poco a poco, los seres comenzaron a salir del mar y dispersarse sobre la tierra, desarrollar pulmones, alas, dientes y los que se quedaron se preocuparon por aletas y escamas. En el caso de Adán y Eva, sus pulgares fueron su arma secreta. Así el hombre creció justo a imagen y semejanza de Dios… pero tomando en cuenta de que si Dios es el todo y cuando hablamos del todo nos referimos a TODO y que el humano mismo es parte del TODO, entonces el TODO y nosotros, somos lo mismo pero diferente; es como tomar una gota de agua y llamarla MAR, porque a final de cuentas el MAR son miles de millones de gotas, así como nosotros somos miles de millones de átomos, el universo esta conformado por miles de millones de miles de millones de átomos que nosotros somos. Ósea, lo mismo pero diferente.

Así el humano evoluciono tras millones de años, lo que en tiempo divino es aproximadamente el sexto día de la creación universal, así que en el séptimo día, Dios decidió ir a descansar, no sin antes dejar a los humanos con la misión de cuidar a la más hermosa de sus creaciones, la perfección genética, probabilística y universal: el manzano de la sabiduría.

Claro que una de sus otras creaciones, la serpiente Satán, se sintió olvidado y ofendido por la decisión y como buen hijo mayor, fue a engatusar al hijo menor para que quedara mal ante el padre. Eva fue blanco fácil, después de tanto tiempo de depresión y frustración reprimida hacia su marido, la idea de un futuro mas brillante era mejor que el suicidio y un eterno castigo. Claro que después pensó que una vida asexual no era muy atractiva, así que la mujer tenía que convencer al hombre, cosa que no fue difícil una vez que la mujer le menciono la parte del sexo.

Dios regresó muy contento después de sus vacaciones, pero al regresar su árbol estaba vacío y que el humano había creado herramientas y vestimenta, un paso evolutivo no previsto y absolutamente prohibido. Así que en una rabieta, Dios desprendió a Adán y Eva de su confianza e intimidad y con un simple pestañeo su omnipresencia le permitió enterarse del engaño de la serpiente Satán, de cómo los humanos se comieron cada manzana con el pasar del tiempo y sobre el poco respeto a su mandato. Dios provocó temblores, oscuridad y tormentas, en otras palabras hizo un berrinche al estilo de Mi Pobre Angelito.

El castigo no se hizo esperar, la serpiente Satán fue condenada, su cuerpo tan hermoso fue destruido y fue condenada a vivir en otro plano donde podría tocar, oír, oler, sentir pero nunca podría disfrutar de los regalos de Dios, algo a lo que llamó el infierno. El humano no tuvo un castigo mas benevolente, le condenó a sufrir, a morir, pero sobretodo a la soledad. Con un simple agitar de manos se llevaría a toda vida en el planeta y la mudaría a otro lugar, pero aquellos seres en cada esquina del terroso planeta, tan pertenecientes al todo como el humano lo es, decidieron quedarse al lado de los desobedientes para ayudar en su dolor.

Dios miró a sus creaciones y vio con orgullo lo parecidos que podían ser a él, así que con un agitar de su mano arrancó al planeta de su eternidad y tranquilidad, dio comienzo a una era en la que el humano sufriría y sus hermanos, los seres vivos a que el humano catalogo como inferiores, tendrían que pagar por su acción tan desinteresada con la ingratitud y humillación de las personas.

Después el hombre escribió un libro donde se decía que Dios regresaría y devolvería a aquellos fieles al paraíso, claro que era cuestión de tiempo, solo hasta que Dios nos perdonara. Lo que te hace pensar, si millones de años en evolución y creación solo le tomaron siete días divinos, ¿Cuánto tiempo creen que puede estar enojado con nosotros?

- el ermitaño

NOTA: ¿Creen qué se acuerde de que matamos a Júnior?

1 comentario:

Mote dijo...

Muy buen escrito... qué raro que ya nadie viene a dejar comentarios.

No quiero pensar mal, pero... ¿tendrá algo que ver con el hecho de que se te acabó la lana del premio de poesía?

Gracias por pasar a firmar mi flojolog!!!