jueves, 22 de febrero de 2007

Regresé

Después de una adolorida semana por culpa de un esguince cervical he vuelto a tocar el teclado de mi computadora para poder compartir mis estupidos pensamientos con ustedes, pero cuando me di cuenta de que solo tenía un maldito comentario en el último post (el cual me costó mucho hacer snif, snif) pues me volvió el dolor de cuello. Malditos ojeis, si quiera miéntenme la madre.

Bueno, el punto es que me ausenté debido a un accidente (y realmente estupido); estaba en una clase de mi querida escuela, en ese horrendo y comercial 14 de febrero, cuando deciden hacer una maldita dinámica. Así que nos piden que nos coloquemos en filas del mismo número de personas y como yo estaba hasta atrás y salía sobrando, me pidieron que me saliera (a lo que yo pensé, ya chingue). Pero maldita sea mi suerte, la profesora me pide que sea yo, el elegido para perseguir a dos de mis compañeros entre las filas humanas recién hechas.

Pos ahí estaba, corriendo como pendejito tras dos weyes y casi alcanzaba a uno, pero el tipo decidió dar vuelta y yo, como buen imbecil también doy la vuelta, de repente me traiciona el piso y termino de sentón con un dolor en el "you know" (les dije que era estupido). Duré como 2 minutos atacado de risa en el suelo y la profesora me hizo aparte de la dinámica, así que me pasé otros 10 minutos sentado. Todo estaba bien, hasta que se acaba el juego; la profesora nos hace sentarnos en el suelo y cuando justo me levanto, siento esa punzada en el cuello que muy propiamente hace pensar: ya me chin...

Al terminar la clase, se acerca una profesora consternada y me pregunta: "¿Quieres que vayamos a la enfermería?" Así que yo me dejo querer y le digo que si. "¿En serio?" me dice la mujer, "a webo", pienso pa' mis entrañas. Al final la profesora me acompaña con cara de "hay no mames" y a medio camino me dice: "se me olvido firmar en dirección, ¿me esperas o te adelantas?", "me largo, puerca" pensé, aunque lo que salio de mi boca fue un "me adelanto". Al llegar a la enfermería el che doctor me dijo que necesitaba rayos-x y un pinche collarín, le pido prestado el teléfono para llamar a mis padres pero me contesta de que solo están conectados de forma interna, le miento la madre de forma interna y me paso a la oficina de al lado, donde sí me prestaron el teléfono. Llamo a mi casa... no me contestan, llamo de nuevo.... no me contestan, blasfemo contra Dios... tampoco me contesta, hasta que le hablo a una amiga, CONY, que si me ayudó. Cuando salgo de la oficina veo a la profesora, la cual habla con el doctor sobre mi cuello, con una cara afligida me pregunta "¿Como te sientes?", mmmm... ahora si verdad.

Llegó CONY por mí y me llevó a la casa, donde mis padres dormían placidamente (culeros). Después de explicar la situación, mi padre me regaña por no tener mis papeles del seguro al corriente, mi madre entra en bloqueo mental y se va cepillar los dientes y mi hermano se carcajea de lo estupido de mi accidente (no lo culpo, yo también lo haría). En el hospital entramos a urgencias donde una doctora se me acerca para revisar mi cuello, así que hace su trabajo y comienza a tocar para ver donde me dolía y cuando logra detectar el lugar, comienzan a salirse de mis ojos unas lagrimillas y una pinche carcajada de payaso de circo (eso siempre me pasa cuando siento dolor), la doctora y enfermeras encantadas de la vida me acompañan en mi hilaridad y una paciente temerosa pregunta, “¿Qué es eso?”.

Me tuve que colocar una bata, de esas que no te tapan el culo para nada y para colmo me pasearon en una silla de ruedas por el hospital para llevarme a rayos-x, así que todos me conocieron el cóccix. Siempre lo he dicho, los hospitales se esmeran mucho en curarte, pero también en quitarte toda tu dignidad en el proceso. Ya en los rayos-x, mi madre por fin reaccionó y se peleó con la administrativa que quería cobrarnos las radiografías por no tener la tarjeta vigente. Al final mi mother gano, es una perrrrrra; pero mientras ella arreglaba eso, yo estaba de regreso en urgencias donde la doctora se acerca a decirme, "tienes una risa muy contagiadora, a ver... ríete de nuevo" y ahí me ven, sentado al borde de una cama, con mi sonrisa fingida mientras la doctora me pica el cuello para hacerme reír, "ja, ja, pendeja, ¿porque no me picas esta, idiota?".

Ya para acabar me colocan un collarín que hasta la fecha debo llevar en las mañanas, pero debo ver esto por el lado amable, aprendí algo muy importante: ¡¡¡¡¡no debo salir en 14 de febrero!!!!

- el abuelo

Nota: Chingue su madre cupido

6 comentarios:

eduardopx dijo...

jajajajajajajaja nu nu nu mameees che anciano, ya vez lo q pasa por andar de socialito con toda esa bola de intelectuales de izquiera wannabe!!, el punto eso, o seaa estas en psicologia y todo lo que piensas se qda dentro de tu asqueroso y anciano cuerpo, dilooooo q te valga pitoo, pero pss q le vamos a hacer, seguiras hablando desde tus adentros jajajaja ahhh y en grey's anatomy fijate q.... neee eso lo hago en persona mejor, muerete marica!!!

Kramer dijo...

Fuera de que no fui yo el que se cayo, creo que pasaste un muy interesante 14 de feb, me gusta tu forma de escribir...
atte Kramer

Midori dijo...

un esguince cervical????? pobre de ti.... ta cabrón!
tienes que irte por unas chelas...

zora dijo...

mal pedo. muy mal pedo, pero es bueno tenerte de vuelta.

bitch dijo...

heeee puto di mi nombre cabron ,ke me costo llegar tarde al trabajo.

Bitch dijo...

andele mijo asi si